La agresión de porros el 23 de octubre de 1987, el inicio del paro de 11 escuelas superiores en el IPN.

En este espacio publicaremos en las fechas más relevantes del movimiento estudiantil de 1987 encabezado por la Coordinadora Estudiantil Politécnica una recopilación de hechos, con fotos, videos y extractos de periódicos en los testimonios de sus protagonistas.

Iniciamos con lo acontecido el 23 de octubre de 1987 en Zacatenco.

El escenario era más que propicio para la provocación, la asamblea estudiantil de la ESIQIE sesionaba en penumbras en el auditorio A conocido como “El Queso”, con capacidad para unas dos mil personas que la tarde del viernes 23 de octubre, estaba a reventar.

Las más altas autoridades del IPN tienen una importante cuota de responsabilidad en la agresión que sufrieron los estudiantes de esa escuela por parte de los porros de la propia ESIQIE del llamado Grupo Emiliano Zapata GEZ, de la Vocacional 10 y de la ESIA.  Han sido las autoridades las impulsoras de un clima de provocación, continuamente finalizado con violencia.

En esta ocasión, el director de difusión cultural del IPN, Victor Martínez, previa consulta con sus superiores, negó el permiso para que los estudiantes sesionaran en el Queso, no obstante que se cuenta con dos auditorio y los estudiantes lo habían solicitado con anticipación.  Cuándo los estudiantes se vieron obligado a tomar el auditorio “A” a consecuencia de la negativa, Martínez mandó cortar la energía eléctrica, la asamblea se iniciaría con apenas cuatro focos que luego de un par de horas, se redujeron a dos haces de luz amarilla intermitente.  La escasa luminosidad, el auditorio a su máxima capacidad y los muros de color negro, simulaban un gigantesco “apando”.

La presencia de porros estratégicamente distribuidos en el recinto, inundaba el ambiente de incertidumbre, temor y riesgo, y se infería que la violencia porril brotaría en cualquier momento, sin luz y micrófonos los integrantes de la mesa de debates, de pie, iniciaron la sesión cerca de las 15:00 horas.  Afuera la tarde festejaba su luminosidad y limpieza de la atmósfera acercaba los objetos.

Se informaría el resultado de las pláticas entre la comisión negociadora estudiantil y las autoridades, después de 8 días de paro.  También, se discutirían las próximas acciones por ejecutar, Manuel Aguilar, miembro del Comité de Lucha de la ESIQIE abrió la sesión para informar a la asamblea que el consejo Técnico Consultivo de esa escuela se había comprometido a responder a las peticiones estudiantiles: Auditoria, alza al presupuesto, reequipamiento de los laboratorios, lista de los profesores que laboran en la escuela, despido de los aviadores e incremento del número de becas.  Dijo que las autoridades estaban dispuestas a atender la mayoría de las demandas, pero que su respuesta dependería del levantamiento del paro.

Porros al acecho

En la oscuridad se dificultaba distinguir a los estudiantes que pedían la palabra.  La mesa advirtió que aquella persona que se  opusiera a la voluntad de las decisiones de la mayoría por medio del sabotaje sería expulsado del lugar.  Ante la propuesta el clamor de la asamblea no se dejó esperar.

Los pronunciamientos a favor de continuar el paro hasta que las autoridades cumplieran con las peticiones estudiantiles fueron numerosos.  La mesa de debates preguntó a la asamblea si aceptaba continuar con la paralización de labores.  Un estruendoso ¡SIIIII! cimbró el Queso.

Las preguntas iban y venían.  Varias de las intervenciones versaban sobre el llamado a la base estudiantil para que se sumara de manera activa al paro y sumaran su solidaridad “no solo desde la casa”.  Otras más pedían pronta solución frente al conflicto “por el bien de la patria”, “por que después de todo somos politécnicos”, sin embargo por cada acuerdo de consenso que se tomaba, no faltaba la voz anónima que surgía desde la oscuridad negándose a secundar la voluntad de la  mayoría.  Era evidente que la oposición la encabezaban los porros.

Gerardo Barrera Vidal porro conocido como el Tribilín, vestido todo de negro, continuamente tomaba la palabra, a pesar de que la asamblea había abucheado sus anteriores pronunciamientos. Los porros incrementaban sus intervenciones y se convertían en el centro de atención de los estudiantes. Los ánimos iban subiendo de tono, se llegó al acuerdo de que concluida la asamblea se marcharía por todo Zacatenco para presionar a las autoridades, los porros no hallaban la forma de romper el consenso alcanzado.  Una intervención del representante del Consejo Estudiantil Universitario CEU, que pidió la palabra para brindar su solidaridad dio a los porros el pretexto para tomar la iniciativa.

El tribilin dijo que no debería permitirse que gente “extraña” interviniera en asuntos que son competencia exclusiva de los politécnicos y agregó que no podía permitirse la participación del representante de una organización “que había desestabilizado la universidad”.  Lo secundaron el chango, el cucho, el flánagan, el tobi y otros especimenes porriles, perdidos entre cientos de estudiantes.  La discusión sobre la intervención o no, del representante del CEU duró más de media hora, tras lo cual se determinó que el universitario no interviniera y se le dio la palabra a un representante del Consejo Técnico Consultivo CTC de     la ESIQIE para que diera a conocer un documento acerca de movimiento estudiantil.

La mancuerna

El Ing. Eduardo Rodríguez Guerrero, a nombre de “unos 30 consejeros” leyó la resolución del CTC que un día antes había determinado formular un documento de respuesta a cada uno de los 12 puntos del pliego petitorio estudiantil, pidieron que los consejeros alumnos “dieran a conocer esos documentos y emprender el análisis de acciones como la toma de edificios y paros ”.

Además Rodríguez Guerrero, quién fue identificado por estudiantes de la ESIQIE y de ESIME, como auspiciador y encubridor de porros, paso  a leer –con pésima dicción- otro documento que por separado había redactado un grupo de profesores en relación al paro, entre los puntos resaltaban aquellos en que los firmantes: “deploraban la paralización de actividades y cierre de instalaciones, por que desprestigiaban a la institución y deterioraban su imagen”; y exhortaban a que “los problemas de la ESIQIE se resolvieran en el ámbito de la escuela y sin ingerencias externas”.  Los pronunciamientos de Eduardo Rodríguez y su grupo, daban el visto bueno a las impugnaciones de los porros.  En ninguna de sus argumentaciones alertaron sobre la violencia y el porrismo a pesar de que sabían que los porros se oponían al paro.

El ataque

En varias ocasiones la asamblea abucheó al “profesor”, quién no obstante, reclamó su derecho a expresarse, en esos momentos una débil voz se escuchó en el auditorio, “¡están golpeando a los estudiantes en el Edificio 7 y 8!”

Los porros del Grupo Emiliano Zapata GEZ de la ESIQIE, presentes en el interior del auditorio avanzan sobre el presidium y llaman a sabotear la asamblea, el momento coincide con la llegada de información sobre la agresión a la guardia que se mantenía en los edificios de la ESIQIE ocupados: porros de la vocacional 10, de la Federación de Estudiantes del DF FEDF y de la ESIA habían entrado a la fuerza y estaban golpeando a los estudiantes que resguardaban las instalaciones.

La respuesta no se hizo esperar, del Queso, todos salen a tropel y alcanzan la explanada, se avanza por el pasillo central en Zacatenco, entre el edificio 1 y 2 se presenta la primera escaramuza al enfrentar al núcleo porril de la ESIQIE, logrando su repliegue y corren por los pasillos de los edificios que dan a la parte de atrás de Zacatenco hacia los estacionamientos; continua el avance de estudiantes hacia ESIQIE, a la vez que se organizan pequeños mítines frente a cada edificio informando en la ESIME, ESFM, ESIA (Ciencias de la Tierra), la reacción se multiplica, cientos, miles de estudiantes responden la agresión, moviéndose en oleadas hacia el edificio 8.

Los porros contestan con disparos hacia la multitud, pero nada detiene a los estudiantes, se responde con piedras, palos, adoquines, lo que sea con tal de  no dejar solo la rabia en el ambiente; por fin se llega al edificio y se da alcance a algunos, otros huyen, se acorrala a uno de ellos, Maximino Guzmán, entra a la biblioteca de Ciencias de la Tierra toma de rehén a una secretaria, al final y a pesar de la protección de las autoridades se le detiene, se le encara por los agredidos, ya con la presencia de la oficina del Abogado General del IPN, lo asesoran, se “pierde” el cuchillo con el que amagó.

Una vez evidenciada la inutilidad de los abogados se le detiene y se le enjuicia al sujeto, se logra su confesión, constatándose el orquestamiento de autoridades que pretendían la disolución del paro, el golpe a los que lo encabezaban y el desmembramiento del movimiento.

Mal cálculo, la agresión porril solo había provocado la unidad estudiantil, desde esa noche se debatía en todas las escuelas de Zacatenco el unirse al paro, reivindicando la realización de foros académicos resolutivos y la expulsión de los  grupos porriles del IPN conformados básicamente por la Federación de Estudiantes Politécnicos FEP y la Organización Democrática de Estudiantes Técnicos  ODET, así se desataría uno de los movimientos estudiantiles más importantes del politécnico que agruparía a prácticamente todas las escuelas superiores , además de la profunda simpatía de muchas comunidades que solo por el férreo control de autoridades y porros (¿hay mucha diferencia?) no se sumaron al paro.

Continuará….

A 25 años del movimiento estudiantil encabezado por la Coordinadora Estudiantil Politécnica.

El 23 de octubre de 1987, sesionaba una asamblea de más de dos mil estudiantes de la ESIQIE en el auditorio “A” El Queso en Zacatenco, habían transcurrido 8 días de paro y pese a la presencia de decenas de porros se decidía la continuación del movimiento. En ese momento se informaba de agresiones de porros en el Edificio 8, horas más tarde se conseguía repeler la agresión, juzgar a un porro que había tomado rehenes en el la biblioteca de Ciencias de la Tierra y evidenciar nuevamente la complicidad autoridades del IPN con los grupos de porros de la FEP, FEDF y ODET. Ese sería el detonante del paro generalizado en 11 escuelas superiores del IPN (ESIME, ESIQIE, ESFM, CT, ESIA-Ingeniería Civil, ESIA-Ciencias de  la Tierra, ESIT, EST, ENMyH, ESE, ENCB y ENEO), que conseguiría, desalojo del edificio de la FEP en el Casco de Santo Tomás, la caída del entonces Secretario General del IPN, Cecilio de la Cruz, una de las cabezas visibles en el impuso del porrismo, aumento al presupuesto, auditorías académico-administrativas, actualización en los programas de estudio y la defensa del proyecto original que postulaba al IPN como columna vertebral de la soberanía Científica y Tecnológica.  Ese movimiento movilizó a jóvenes reclamando un espacio en el país de la exclusión, del desempleo, de la corrupción vuelta gobierno, de  la impunidad, de la riqueza exorbitante de un puñado a costa de la miseria de millones.

Convocamos por ello a los participantes de esos días, a construir la memoria histórica enviándonos fotos, videos, documentos, junto a sus vivencias y recuerdos de esos días al correo ipn.soy132@gmail.com  las recibiremos hasta el 19 de noviembre de 2012, paralelamente en el blog https://soy132ipn.wordpress.com/ podrán colaborar en la confección de dicha memoria que deberá estar lista en los primeros días de diciembre.

La memoria busca incidir en el aprendizaje sobre la participación social, en particular la dedicaremos a los actuales estudiantes politécnicos que se levantan nuevamente contra la asfixia presupuestal, el rezago académico, la recuperación de los aspectos asistenciales (internado, becas), la designación democrática de autoridades, entre otros reclamos que deben ser resueltos sin falta.  Impidiendo el regreso del porrismo con Peña Nieto.

Debemos encarar juntos las intentonas de reformas estructurales que incluyen la educativa, no confiamos ni antes, ni ahora en quienes después de 3 fraudes electorales, han cerrado la posibilidad de un cambio de rumbo económico por la vía de las urnas, toca el turno a quienes desde abajo deberemos conducir nuestras comunidades y rescatar el país.

Atentamente Fundadores de la Coordinadora Estudiantil Politécnica: Wendy de la Rosa (ESE), Marcela Canedo (ESIA-Ciencias de la Tierra), Román Ramírez López(ESIQIE), Miguel Cortés (ESIME), Ernesto López (ESIME), Lourdes Hernández (ESIT), Lourdes Cruz (ENMyH), Beatriz Nava (ENMyH), Luz María Villafaña (ENMyH), Gerardo Mayorga (ESIQIE), Fernando Sosa (ESCA), Gabriel Moreno (ESIQIE), Horacio Sereno Casas (ESE), Ernesto M. Pereira Cámara (ESIME), Armando Osorio Chulín (ESIME), se siguen recabando adhesiones.

Estalla el PARO estudiantil en Ciencias Biológicas, Escuela Superior de Enfermería y Obstetricia y Economía.

Desde el pasado 2 de Octubre en Economía, Ciencias Biológicas y a partir del 4 de octubre en ESEO los estudiantes toman las instalaciones para iniciar PAROS en esas instituciones.

En ESEO las autoridades han aprovechado la inexperiencia de los estudiantes para intentar sabotear el paro, lo que provocó que la Asamblea General se trasladara a la entrada de la escuela para hacer saber a las Autoridades que los estudiantes de la ESEO no están solos.

La firmeza de los estudiantes consiguió el repliegue de las autoridades algunas de las cuales se encerraron en el edificio principal para seguir con el intento de sabotaje del paro.

El movimiento en ESEO y en la ENCB ha conseguido un amplio respaldo de la base estudiantil, que está aprendiendo sobre la marcha la exigencia de identificar a sus aliados y poder estar atentos a las maniobras de las Autoridades.

Eso no es nuevo, históricamente desde 1956 con la ocupación militar al internado del IPN, las autoridades se han alejado de la defensa del instituto para ser simples administradores de la política gubernamental que desde la finalización de la presidencia de Cárdenas ha cercenado el proyecto original y confinado al Politécnico a ser simple reproductor de cuadros medios y alejarse paulatinamente de su vinculación con las clases populares.

Ahora por eso la discusión de confeccionar un pliego petitorio unitario que luche no solo por el aumento al presupuesto, sino que retome la urgente e inaplazable necesidad de la autonomía del IPN, la democratización de los órganos de gobierno, el rescate del proyecto original y la construcción de organizaciones estudiantiles representativas es el paso siguiente.

Igual que en el movimiento estudiantil de 1987, las autoridades tienen pánico a que la lucha se generalice, por eso Yoloxochitl no asistió a la ESFM al acto que hoy estaba programado, por eso la importancia de las brigadas masivas de escuelas en paro y de activistas estudiantiles a las escuelas del Instituto, para poder socializar e identificar que las carencias son las mismas, que las autoridades no defienden la calidad educativa, que son simples peones de un régimen al que no le interesa la ciencia y la cultura, pues mientras más enajenados y distantes de la realidad nacional los estudiantes somo presa fácil de la manipulación.

El poli ha dicho basta y puede terminar su aletargamiento, puede pasar a constituír una nueva reserva activa de quienes aspiran a un nuevo país a tomar en sus manos el rumbo del mismo, a demostrar nuevamente que los gobiernos son prescindibles, que los directivos en las escuelas no sirven que la alborada está en caminar guiados por la defensa de nuestra institución forjada por generaciones de estudiantes que le han sabido dar impulso en los momentos más críticos de su historia, una vez más les decimos:

¡¡¡ NUESTROS SUEÑOS NO CABEN EN SUS PAREDES, EN SUS AULAS, EN SUS RECINTOS PUTREFACTOS DE POLITIQUERÍA, EL FUTURO ES NUESTRO Y ESTÁ JUNTO A NUESTRO PUEBLO VILIPENDIADO, ABANDONADO A SU SUERTE, SOMOS HIJOS DE LOS DESVALIDOS, SOMOS LOS DE ABAJO Y VAMOS POR USTEDES AUTORIDADES CORRUPTAS DEFENSORAS DE LOS DE ARRIBA !!!