Libertad absuluta a l@s procesados políticos del 1° de diciembre.

Marcha del 30 de diciembre

Ciudad de México a 30 de diciembre de 2012

El 1° de diciembre del 2012, día de la toma de poder de Enrique Peña Nieto como
presidente de México y ante las previsibles y anunciadas protestas de varios sectores
sociales, toda la dignidad de los descontentos, toda la tenacidad de los inconformes,
pretendió ser silenciada, aislada y criminalizada por el Estado, haciendo uso de la
fuerza pública, violentando las garantías individuales de miles de mexicanos que
ejercimos nuestro derecho a la libre manifestación, reunión y asociación, en rechazo a
un presidente impuesto que violentó la voluntad popular y contribuyó a profundizar la
crisis de un país sumido en la barbarie y la corrupción institucionalizada.
A través de un operativo policíaco y militar orquestado por el Gobierno Federal y los
gobiernos locales, en particular del Estado de Jalisco y el Distrito Federal, se produjo
la implantación de un estado de sitio de facto que violentó de origen las garantías
constitucionales y acrecentó el descontento popular y juvenil. El Estado reiteró su más
firme disposición a reprimir y criminalizar la protesta, y a persuadir a miles, a través del
aparato mediático, de que el vandalismo está en las filas de los inconformes, de que
el descontento merece la cárcel y los muros de las prisiones están ahí para albergar a
quienes manifiestan su descontento.

El carácter represivo del Estado se manifestó de distintas formas como la colocación
del enorme cerco metálico y policíaco, la suspensión de estaciones del metro y
vialidades alrededor del palacio legislativo de San Lázaro y las colonias aledañas,
el despliegue de cientos de policías y granaderos armados con proyectiles de gas
lacrimógeno y gas mostaza, el actuar de policías federales armados con balas de
goma que dispararon directamente al rostro de los manifestantes por fuera de los
protocolos, la presencia y actuación de cuerpos de inteligencia vestidos de civiles
quienes realizaron detenciones ilegales, la presencia de grupos de choque del Estado
que montaron un dispositivo de provocación y dispersión.
La actuación represiva del Estado provocó decenas de heridos, varios de ellos de
gravedad, privación ilegal de la libertad mediante el “encapsulamiento”, vejaciones
sexuales y cientos de detenidos arbitrariamente.

Para justificar las detenciones anticonstitucionales, se fraguó la aplicación del
delito “Ataques a la paz pública”, descrito en el artículo 362 del Código Penal del
Distrito Federal. El 1º de diciembre resonó el eco de un Estado que criminalizó la
lucha de los maestros, ferrocarrileros y médicos de los años 50’s, los movimientos
estudiantiles del 68′ y los 70’s, y más recientemente en Atenco y las Normales Rurales;
resonó el eco de la guerra sucia, de la maquinaria que el PRI fincó para amedrentar,

reprimir, desaparecer, asesinar opositores, para después, con la compra de la inmensa
mayoría de los medios de comunicación ocultarle al pueblo de México y al mundo
sus atropellos. Hoy nos queda claro que son todos los partidos legales, como brazos
políticos del Estado, los responsables de los miles de mexicanos asesinados y
reprimidos por la clase gobernante.

Pero sus argumentos no nos silenciaron ni lo harán. A través de la movilización y
nuestra firme convicción de que ¡Protestar no es un delito! hemos demostrado la
arbitrariedad de las detenciones y se ha hecho valer el derecho a la protesta por
encima de los argumentos del Estado, y pese al clima de linchamiento mediático y el
hostigamiento policíaco en particular del Gobierno del Distrito Federal encabezado
entonces por Marcelo Ebrard y ahora por Miguel Ángel Mancera.

La liberación de los últimos 14 presos políticos, recluidos en el Penal de Santa Martha
Acatitla y en el Reclusorio Norte, se convirtió en una demanda de amplios sectores de
la población. La presión social, la movilización nacional, las exigencias internacionales
y de derechos humanos, los plantones sostenidos en los 2 penales y en el Zócalo
capitalino, el comprometido trabajo de la Liga de Abogados 1° de Diciembre y la
resistencia de los propios presos que se mantuvieron firmes y encabezaron un ayuno
colectivo, consiguieron esta victoria.

Este logro no es suficiente, los 14 compañeros están libres pero no absueltos, además
el Art. 362 modificado sigue siendo un arma que facilita la criminalización de la
protesta social.
Los 3 poderes de la capital siguen empleando a los procesados como rehenes para
inhibir la insurgencia ciudadana contra la imposición, a pesar de que las autoridades
tienen en su poder las evidencias presentadas por los abogados que demuestran
la inocencia de los últimos 14 presos políticos. A ello se suma la criminal campaña
de linchamiento mediático, que insisten en responsabilizar a quienes padecieron la
represión de un operativo de estado y les señalan dolosamente como responsables de
los acontecimientos del 1° de diciembre, contribuyendo decisivamente a volver letra
muerta los derechos constitucionales a la libre expresión y manifestación.

Ante estas circunstancias la Coordinadora 1° de Diciembre ha acordado las siguientes
Acciones:
1. El 3 de enero, conferencia de prensa para difundir posicionamiento de la
Coordinadora 1° de diciembre, tentativamente en CENCOS.
2. El 5 de enero Asamblea popular del plantón de Santa Martha Acatitla a las 10 Hrs.
3. El 5 de enero reunión de la Coordinadora 1 ° de diciembre a las 16 hrs en Belisario
Domínguez 32, sede de la Secc. IX de la CNTE.

4. El 10 de enero movilización del Monumento a la Revolución a la Asamblea
Legislativa del DF, al Gobierno del DF y a Palacio Nacional a partir de las 16 Hrs.

Consideramos de suma importancia la participación de todas las organizaciones

sociales, políticas, estudiantiles, sindicales, campesinas y los ciudadanos a partir de
esta lucha por la libertad absoluta de los presos políticos del 1° de diciembre, y en
contra de la represión del Estado, a que construyamos los espacios y mecanismos
necesarios para garantizar que tod@s l@s ciudadan@s de nuestro país ejerzamos
las libertades políticas plasmadas en la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos y en los tratados internacionales. La unidad, la organización y la lucha
conjunta son indispensables para revertir la criminalización de las luchas sociales
orientadas a justificar la represión de las luchas del pueblo.

Exhortamos al pueblo de México a conjuntar esfuerzos para lograr en el corto plazo la
solución a las siguientes demandas:

Libertad incondicional de los detenidos el 1° de diciembre.
Obed Palagot Echeverría, Rita Emilia Neri Moctezuma, Daniel García Vázquez,
Stylianos García Vackimes, César Llaguno Romero, Bryan Reyes Rodríguez,
Eduardo Daniel Columna, Sandino Jaramillo Rojas, Osvaldo Rigel Barrueta
Herrera, Enrique Rojas Rosales, Roberto Duarte García, Jorge Dionisio Barrera
Jiménez, Alejandro Lugo Morán y Carlos Miguel Ángel García Rojas.
Derogación del Art. 362 del Código Penal del DF, que criminaliza la protesta
social.
Castigo a los elementos de la fuerza pública y mandos policiacos y del Gobierno
del DF, Estatal y Federal responsables de detenciones, vejaciones y torturas no
sólo a los detenidos el 1° de diciembre, y a todos aquellos que han sido víctimas
de esta represión en todo el territorio nacional.
Desistimiento de los cargos.
Reparación de daños y perjuicios a todas las víctimas del 1° de Diciembre.
Proscripción de los proyectiles balas de goma en territorio nacional.
Explicación sobre la participación de individuos vestidos de civil que efectuaron
detenciones, información sobre la corporación policiaca a la que pertenecen los
individuos con pantalón caqui y guante negro.

Por la unidad de todas las luchas
Presos políticos libertad
Reprimir es un delito, Protestar es un Derecho
Coordinadora 1º de diciembre

Nota de La Jonada.

http://www.jornada.unam.mx/2012/12/31/capital/028n1cap

Estuvimos a punto de pasar 45 años en prisión por un delito que no cometimos, señalan

Libertad absoluta para acusados de desmanes del día 1º, piden en marcha

Califican de pequeña victoria su salida bajo caución del penal, pero no es suficiente, dicen

Dan a conocer una serie de acciones a partir del 3 de enero en apoyo a esa y otras demandas

Foto

Personas que permanecieron privadas de su libertad durante 27 días por los disturbios del primero de diciembre marcharon ayer en demanda del retiro de los cargos que se les imputanFoto Prometeo Lucero

Emir Olivares

Periódico La Jornada
Lunes 31 de diciembre de 2012, p. 28

Al grito de libertad absoluta y no condicionada, decenas de personas marcharon para demandar que las 14 personas que estaban detenidas por los hechos de violencia del primero de diciembre, y que obtuvieron su libertad bajo fianza, sean declaradas libres de todo cargo.

El recorrido, al que se sumaron unas 300 personas, fue encabezado por los liberados el jueves pasado, tras las modificaciones hechas por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal al artículo 362 del Código Penal local, con las que se eliminó el carácter de gravedad al delito de ataques a la paz pública, del que se les acusa.

A esa exigencia sumaron los siguientes reclamos: derogar el artículo 362; castigar a los responsables de larepresión del primero de diciembre, entre quienes señalaron a Enrique Peña Nieto, Marcelo Ebrard, Miguel Ángel Mancera y Manuel Mondragón, así como a los mandos policiacos y elementos que participaron endetenciones arbitrarias, vejaciones y torturas; desistimiento de los cargos; reparar el daño a todas las víctimas del primero de diciembre y proscribir el uso de balas de goma en todas las corporaciones policiacas del país.

La marcha, convocada por la Coordinadora Primero de Diciembre, empezó en el Ángel de la Independencia y concluyó con la lectura de un pronunciamiento en el Zócalo, frente a la sede del Gobierno del Distrito Federal.

En el documento, leído por Jorge Dionisio Barrera Jiménez –uno de los 14 que estuvieron privados de su libertad 27 días–, se resaltó que, gracias a la presión social nacional e internacional, a las manifestaciones, a los plantones, al trabajo comprometido de la Liga de Abogados Primero de Diciembre –que representó a todos los encarcelados sin cobrar honorarios–, a la demanda de amplios sectores y a la resistencia de los presos, se logró la liberación de las más de 100 personas aprehendidas aquel día, en el contexto de las protestas contra la asunción al poder de Peña Nieto.

Si bien se trata de una pequeña victoria, no es suficiente, ya que los 14 compañeros están libres, pero no absueltos. Agregó que ha sido demostrada la arbitrariedad con la que se dieron las detenciones y cómo se vulneraron las garantías de quienes fueron aprehendidos.

Rita Neri Moctezuma, egresada de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia de la UNAM, quien fue la última de las mujeres capturadas que obtuvo su libertad, resumió en breves palabras el sentir de sus compañeros:Aún no estoy del todo tranquila y segura. Pero estar al lado de mi mamá y mi familia, y que todos fuéramos liberados aun en estas condiciones, me anima.

Por su parte, Barrera Jiménez expresó que él y sus otros 13 compañeros estuvieron a punto de pasar 45 años en prisión por un delito que no cometimos.

Los manifestantes señalaron que la lucha continuará hasta lograr el desistimiento de los cargos contra Neri Moctezuma, Barrera Jiménez y los otros 12 acusados: Obed Palagot Echavarría, Daniel García Vázquez, Styliano García Vakines, César Llaguno Romero, Bryan Reyes Rodríguez, Eduardo Daniel Columna, Sandino Jaramillo Rojas, Osvaldo Rigel Barrueta Herrera, Enrique Rosales Rojas, Roberto Duarte García, Alejandro Lugo Morán y Carlos Miguel Ángel García Rojas.

Además anunciaron las siguientes actividades: el 3 de enero, la Coordinadora Primero de Diciembre dará una conferencia de prensa; el 5 se realizará una asamblea popular en el plantón instalado en el penal de Santa Martha Acatitla –que no se levantó– y una reunión de la coordinadora para analizar otras acciones. Y el 10 se efectuará otra movilización del Monumento a la Revolución a la Asamblea Legislativa, al GDF y al Palacio Nacional.